X-M

Las estrellas no son las mismas, hay una nueva

Las estrellas no son las mismas, hay una nueva

La partida de David Bowie no sólo afecta al mundo de la música, también golpea al mundo de la cultura global.

Fue más que un artista dedicado a su arte. Compositor, músico, actor y, además, promotor de nuevos proyectos musicales.

Bowie también hizo mucho por apoyar decenas de músicos vanguardistas, que sin su apoyo, difícilmente habrían sido considerados por los mass media para su difusión. El mismo fue aprendiendo de todos ellos para ir evolucionando.

Desde bandas como Placebo, Kraftwerk o Devo, pudieron catapultar su arte, gracias a la influencia de “el Duque Blanco”.

Durante los 50 años de trayectoria musical, que curiosamente vio en su cumpleaños, el recién pasado viernes 8 de enero, a los 69 años, editar su nuevo y último álbum: BlackStar.

Como si hubiera programado todo para este “lanzamiento” tan especial, que lo ha inmortalizado así.

El mundo, es decir, la cultura occidental moderna, le debe un concepto muy importante: fue uno de los pioneros en botar las barreras del tiempo y el espacio, para considerar la expresión y la creación, dentro y fuera de las tendencias de una u otra época. Es extemporáneo, lo que lo transforma en alguien multicultural.

Varias generaciones han crecido y vivido su adultez, acompañados por el arte Bowie. El conjunto de expresiones multiculturales que fueron construyendo uno y varios personajes en un momento y todo el tiempo. 

Nos cantó “We Can Be Heroes” o “This is not America”. Se disfrazó de todo lo que pudo, como mago hechicero o Agente de investigaciones. El cine también recibió su magia, además del teatro y los musicales que paticipó.

Los medios ya están reventando los homenajes y compliaciones de su obra. Conviene conocer o repasar. De la misma forma que su última obra, que desarrolló en interpretó con un cáncer al hígado, por 18 meses. Siete temas para cerrar su extraordinaria carrera de magia e inspiración. 

Con Bowie sucedió un fenómeno particular, siempre entraba y salía de las modas, se reinventó contínuamente, para estar siempre a la moda, pero a la vez fuera de todas ellas. Hoy lo tenemos como un mega ícono que seguirá con nosotros por siempre, porque nunca estuvo a la moda, porque siempre él mismo fue la moda.

No ha muerto, sólo se ha ido a ubicar en su lugar: como una nueva estrella en el cielo.

El Editor


Tags assigned to this article:
blackstardavid bowieheroesspace oddity

A %d blogueros les gusta esto: