X-M

Juegos de Río: un carnaval olímpico

Juegos de Río: un carnaval olímpico

Más allá de los fríos números, los JJ.OO. de Río de Janeiro tuvieron la fortuna de ser depositarios de parte importante de deportistas, que pasaron del podio a los libros de historia olímpica, trascendiendo al tiempo y el espacio.

En un escenario social muy difícil, tanto en Brasil, como en muchos otros lugares del globo, se desarrollaron, como pudmos apreciar, los vigésimo octavos Juegos Olimpicos de la era moderna.

Difícil, por el duro momento que se desarrolla en el mismo Brasi, con los escándalos de corrupción, que han le llevado a su crisis política más grande en décadas. Al extremo de colocar a la Presidenta Dilma Rousseff (quien está suspendida desde hace más de 3 meses) no sólo en el banquillo de los acusados, por corrupción, sino también a muchos de los integrantes de su gobierno. Se presume que, en el curso de un proceso político que se desarrolla en el Parlamento brasileño, existe la decisión firme y mayoritaria de destituirla. Sin embargo, el Presidente interino Michel Temer, también es objeto de impopularidad, que se evidenció en la apertura de los JJ.OO. recibiendo un masivo rechazo desde las gradas del Estadio.

Con el resto de la comunidad global, soportando los vaivenes de una incierta situación económica, que aun no reacciona como se espera, pese a loas medidas que los distintos gobiernos han tomado, para impulsar un repunte significativo. 

Una larga guerra en Siria, que involucra a varios países y a millones de víctimas inocentes, por la brutalidad con que se ha realizado este lamentable evento bélico.

Los constantes ataques que se realizan sobre la población civil en diferentes ciudades de Europa y Oriente Medio.

Para sumar los castigos que la Federación Internacional de Atletismo impuso sobre la delegación de Rusia, que ha sido sancionada duramente por acusaciones de dopaje, apoyado por el gobierno.

Sin embargo, a pesar de todo, fuimos testigos de la maravilla del ser humano, en las diversas disciplinas deportivas en competencia.

Figuras como Simone Biles, en gimnasia femenina, o Andre de Grasse en atletismo, prometen que el espíritu olímpica continuará vivo en los siguientes Juegos.

Otros astros, como Usain Bolt (atletismo) y Michael Phelps (natación), firmaron con oro el ingreso al Olimpo mismo de la historia, como los más ganadores de la historia, por el volumen de medallas de oro que acumularon en la carrera de deportistas profesionales que han seguido, ya casi a las puertas del retiro. Mención especial para la atleta rusa Yelena Isinbayeba, saltadora de pértiga, que ha visto el fin de su carrera profesional, sin poder competir en los Juegos.

El Mundo actual, escaso de alegrías y de sensaciones optimistas sobre la acción humana en la superficie terrestre, precisa con mucha urgencia de eventos como los juegos olímpicos, para inyectar principios positivos, maravillas, descubrimientos, emociones y trabajo permanente, de cara a la preparación que realizan los atletas que compiten en la cita.

Espíritu de Ser

Aun se mantiene el espíritu clásico: “no importa ganar, sino competir”, frase de Ethelbert Talbot “Lo importante no es vencer, sino participar”.

Una sociedad que se dirija hacia la mente sana y el cuerpo sano. Una sociedad global sana, en cuerpo y alma, para enfrentar los millones de desafíos de la actualdiad.

Voluntad para acabar con los males de un medio ambiente enfermo, debido a la irresponsable acción humana. Un planeta que hace un par de semanas ya ha sido consumido en su cuota normal de recursos naturales que le corresponde a la especie humana, para este año. 

Tal vez, ese mismo espíritu olímpico deba copiarse en las diferentes actividades económicas, sociológicas y ambientales.

Las recetas de las academias de economía en el mundo, como así también las medidas de gobiernos e instituciones rectoras de las finanzas globales, no dan abasto para contener los retrocesos que las nuevas generaciones están comenzzando a ver. Déficits y deudas, no sólo monetarias, también ambientales y sociales, son parte del legado que se está traspasando a este mundo globalizado del sigo XXI.

Salud Mental Global

Para todos los habitantes del planeta, sería un buen ejercicio, practicar un nuevo deporte: “la salud mental”. El éxito en este deporte, llevará a la especie humana a ganar medallas de oro para las futuras generaciones, en la sostenibilidad de una calidad de vida superior, con respecto a la que el promedio del planeta padece actualmente.

De todas formas, debemos agradecer a los miles de atletas que dan vida a las “olimpiadas”, porque sin ellos, no veríamos la concentración de las maravillas que la mente y el espíritu del ser humano son capaces de hacer con su propio cuerpo, como un don obsequiado por la Naturaleza. Particularmente esto último, es una expresión de vida, la fuerza de la esperanza en un mundo mejor.

¡Ateltas del mundo, únios!

Gracias a ustedes por ser y estar en la Tierra.

El Editor

Canal Oficial de Río 2016 en Youtube



A %d blogueros les gusta esto: