X-M

Emprendedor o Freelance, cercano a la realidad laboral del siglo 21

Emprendedor o Freelance, cercano a la realidad laboral del siglo 21

Los servicios online, asistencias presenciales, como emprendedor o freelance (independiente), pueden abrir fácilmente un abanico de oportunidades a todo tipo de profesionales para ayudarlos a definir nuevos objetivos y que comiencen un nuevo negocio.

En muchos países de América Latina, el fenómeno de la crisis económica global, se ha ido infiltrando con fuerza. Los mercados de los commodities han ido reduciendo los precios internacionales, como así también, los volúmenes de demanda, principalmente desde los países industrializados.

América Latina tiene que dejar de insistir con una economía sostenida en la producción de materias primas: cacao, café, maíz, bananas, cobre, petróleo, y abrir camino hacia el desarrollo de industrias con valor agregado de producción de bienes y servicios.

Con la excepción de algunos países, el panorama de las economías de América Latina es de casi recesión o crecimiento bajo. Y las expectativas para los próximos años no son mejores.

Hay una gran razón compartida para el bajo optimismo, porque en la mayoría de los países se recomienda la necesidad de cambios importantes en el manejo de las políticas económicas en los últimos años. Los cambios económicos y tecnológicos van mucho más rápido que la percepción política de gobiernos y parlamentos.

Es cosa de observar indicadores de crecimiento, endeudamiento, desempleo y otros, para comprobar que es cierto.

La matriz productiva en estos países, ha dejado en segundo plano (y hasta en tercer plano) la investigación y el desarrollo que, con recursos cuantiosos en un momento, pudieron aprovechar, para crear nuevas industrias para sus economías. En lugar de invertir, siguieron viviendo como siempre. Y, como siempre, su tiempo se volvió a agotar.

Millones de ciudadanos desempleados, prinicpalmente de labores que desempeñaron en empresas, privadas o estatales, que se dedican (o dedicaron, porque han quebrado o reducido) a la explotación de materias prima.

Esas personas, con estudios superiores, postgrados como master, magister, diplomado, etc. llevan semanas, meses o años (en casos extremos) sin encontrar empleo en su área de especialización.

Según la OIT (Organización Internacional del Trabajo), el desempleo debería aumentar este 2017, llegando al 9,2% en América latina y el Caribe. También cifra en cerca de 25 millones los desempleados hacia el final de este año, en toda la región.

Se entiende que negocios como UBER, por ejemplo, hayan servido para contener, en parte, esta caída de los ingresos de las personas. Pero no es posible resistir por mucho tiempo, si es que no se encuentran alternativas a esta coyuntura.

Mientras esto sucede en el escenario regional, hay millones de personas que sufren las inclemencias del estado de desempleo.

Vemos a diario cómo aparecen mensajes en diversas redes sociales, donde se indica la búsqueda de nuevas oportunidades laborales, normalmente agregando el tiempo que lleva esta situación. La extensa espera para trabajar se hace infinita e impacienta.

¿Ha pensando en ser prestador independiente de servicios?

Son muchas razones las que justifican esta alternativa, Especialmente en Chile, es una tendencia que ha ido ganando espacio en los últimos años, bajo la etiqueta de “emprendimiento”.

Si, los emprendedores jóvenes y no tan jóvenes, cada día, van abriendo más espacios, en diversos mercados de productos y servicios. Para que este fenómeno sea posible, han intervenido voluntades públicas y privadas, para que las personas tengan más posibilidades de levantarse económica y financieramente. Queda mucho por avanzar, pero hasta ahora, ha ido creando un importante círculo de clase de trabajadores que han ido más allá de las limitaciones, porque se han atrevido valientemente.

Para ésto han sido cruciales los esfuerzos desde el Ministerio de Economía por un lado, hasta la ASECH (Asociación de Emprendedores de Chile), por otro. En conjunto han ido coordinando los esfuerzos para generar y orientar a los innovadores, para levantar alguna actividad económica viable.

Para el caso del Ministerio de Economía chileno, se amplifica por la política acordada en conjunto con los países que conforman la Alianza del Pacífico (Chile, Perú, Colombia y México). De modo análogo, se crearon las Asociaciones de emprendedores de México (ASEM); Perú (ASEP) y Colombia (ASEC). Además, se han ido expandiendo más Asociaciones de emprendedores en Argentina (ASEA) y en otros países latinoamericanos están en vías de constituirse otras más. El crecimiento de los emprendedores, llevó a constituir a la ASELA (Asociación de emprendedores de Latino América).

En consciencia del problema por el desempleo y la expansión de la matriz productiva, se busca incentivar la empresa micro y pequeña, para que pueda buscar nuevos mercados, con baja inversión y grandes proyecciones.

Y si los mercados locales son pequeños, o están saturados, pues están los mercados internacionales, para acoger las propuestas de bienes y servicios de calidad, con estándares internacionales, que puedan resultar convenientes en precio y calidad, además de la innovación.

El Global Enterpreunership Monitor ha señalado que Chile es uno de los mejores países para iniciar un emprendimiento. Elogio que se suma a los expresados por otros organismos internacionales.

Una gran razón puede ser por necesidad, como hemos visto en estos párrafos. Sn embargo, hay otras razones por las que un profesional decide trabajar por cuenta propia, en modalidad independiente o freelance. Según un estudio efectuado por la consultora Mandomedio: el 44% de las personas sería freelance por calidad de vida; el 30% por pasar más tiempo con su familia; y el 26% por desarrollo profesional.

Esta modalidad presenta muchas ventajas, si y sólo si la persona es disciplinada. Esto implica, desde estructurar metódicamente las funciones hasta dominar las gestiones empresariales que este trabajo implica. Se trata, principalmente de personas que expanden sus capacidades profesionales.

Es cierto que es duro al principio, como la falta de certeza sobre cubrir costos previsionales o de salud. Mas, la misma capacidad empresarial de la persona, puede moverla hacia un lugar donde su competencia le lleve hacia lugares de fortaleza económica que le permita vivir de su talento profesional, tanto de su labor en Chile, como hacia el extranjero.

¿Ha pensado en ser emprendedor?

Para muchas personas, luego de ver tanto el vaso medio vacío, sería un muy saludable ejercicio mental, comenzar a ver el vaso medio lleno, porque si están los estudios, los conocimientos, la experiencia, la voluntad y el corazón, es posible que el próximo mensaje en una red social sea: “Ofrezco mis servicios como consultor o empresario de los servicios especializados, en Chile y en el extranjero”. Lo que cambia la presencia de la persona de cara al mundo laboral. Se trata de alguien que es un empresario de los servicios de consultoría o asistencia. No sólo es alguien que busca un trabajo.

Un buen punto de partida es revisar el concepto de tuempresaenunida.cl, donde podrás conocer de cerca la oportunidad de dar un golpe de timón y avanzar hacia nuevas oportunidades que se presentan para los trabajadores del siglo 21: los profesionales-empresarios.

También, existen portales internacionales para “freelancers”, tales como Workana.com o Freelancer.com. 

Si siente que puede levantar una oferta de servicio exportable, ve adelante, como una hoja de abanico adicional, de aquello que está haciendo. Recuerde: “la disciplina domina al talento” (proverbio japonés).

El Editor.



A %d blogueros les gusta esto: