X-M

Reunión DAVOS 2017: en búsqueda del nuevo equilibrio global

Reunión DAVOS 2017: en búsqueda del nuevo equilibrio global

Cómo reforzar el crecimiento, reformar el capitalismo de mercado y prepararse para la cuarta revolución industrial, son algunos de los desafíos que la cita abordó la semana pasada, en el Foro Económico Mundial de Davos.

Cerca de 400 paneles, conferencias y actividades diversas se desarrollaron en este selectivo encuentro del poder internacional. Un foro que, por primera vez desde su fundación en 1971, contó con la presencia de un presidente chino, en este caso Xi Jinping, quien abrió el encuentro.. 

De los países del G7, solo Gran Bretaña en la persona de su Primera Ministra Theresa May llegaó al foro. En esta ocasión, a diferencia de otros años,  ninguno de los grandes líderes de la Europa Occidental asistirá a la cita, aunque sí una numerosa delegación de doce miembros del ejecutivo de la Unión Europea. Así como a la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde; al director de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo y a Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

El nuevo Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres hizo su bautismo “oficial” en este espacio. 

Ninguna personalidad destacada representó en Davos a la nueva administración Trump, que asumió la pasada semana. En tanto, el todavía vicepresidente Joe Biden y su secretario de Estado John Kerry estuvieron presentes en la ciudad alpina. 

Esta cuadragésima séptima edición, que concluyó justamente el día de la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América, se desarrolló en un ambiente de marcada incertidumbre. La victoria electoral del magnate y lo que podrían ser sus ejes futuros de política económica internacional, debilitan cualquier hipótesis consistente sobre el rumbo futuro de la economía mundial. 

Pocas veces en su historia de 46 años este evento se realizó en un escenario de tal desorientación, donde el modelo globalizador que promovió, respaldó y vendió, puede verse seriamente contrariado no solo desde Washington sino también desde Londres post- brexit .

Los puntos clave para visualizar los alcances del foro, se mueven hacia la búsqueda urgente de nuevos horizontes que apoyen la estabilización de la economía mundial, hacia un crecimiento con igualdad y equilibrio con la naturaleza.

La apertura del Presidente chino Xi Jinping, se refirió a la importancia de expandir la apertura comercial de la globalización comercial, colocando a China como una alternativa referente respecto al proteccionismo galopante que exhibe la administración Trump, desde Estados Unidos.

El descontento de las clases medias hacia el curso que la globalización comercial ha seguido, prinicpalmente reflejado en el Brexit, que se sumó a las masivas protestas populares a lo largo y ancho del globo, que hace años vienen sacudiendo laa agendas políticas de los gobiernos.

Sobre el mismo Brexit, Theresa May dijo que su país está “abierto al mundo de los negocios” a pesar de que tiene la misión continuar con la salida de Reino Unido del mercado único europeo, pero señaló que pretende comenzar conversaciones para nuevos acuerdos comerciales por todo el mundo, suscritos a la medida de su país.

La modernización de los sistemas de producción y mantenimiento, mediante hardware, software y robots, hacen visualizar que los temores de las antiguas novelas de ciencia ficción, pueden resultar ciertas, debido a que están desapareciendo muchos oficios y profesiones , como así también millones de puestos de trabajo se seguirán perdiendo en todo el planeta, si no se toman medidas de canalización para esa mano de obra que estará quedando obsoleta y sin la oportunidad de trabajar en actividad alguna. En Davos 2017 el tema fue abordado para comenzar a pensar en una amortiguación a los fenómenos sociales que se pueden desencadenar en el futuro.

La desigualdad estuvo presente en la lista de temas para discutir. LA ONG Oxfam, poco antes del foro, publicó un libro donde destaca que la fortuna de los 8 hombres más ricos del mundo, acumula una riqueza equivalente a la mitad de lo que poseen todos los habitantes más pobres del planeta. La desigualdad no sólo en la distribución, sino también en el trato hacia las mujeres, con salarios menores, como así también la explotación de la mano de obra infantil. Siete de cada diez personas vive en un país en el que la desigualdad ha aumentado en los últimos 30 años. Entre 1988 y 2011 los ingresos del 10% del sector más empobrecido de la población mundial aumentaron en solo 65 dólares al año, en tanto los ingresos del 1% de los más enriquecidos crecieron 182 veces más a un ritmo de 11.800 dólares anuales.  La misma Oxfam insta a los poderosos que acuden a Davos a contribuir a “una economía más humana”. “Los participantes pueden empezar comprometiéndose a pagar los impuestos que les corresponden y garantizar que sus empresas paguen salarios dignos”.

En el ambiente global preocupa que la clase política no dé respuestas efectivas para hacer frente a conflictos sociales locales, que como epidemia, se van contagiendo de un país a otro.

El Editor

FUENTES: Eleconomista.com.mx, La Vanguardia, El Grano de Arena


Tags assigned to this article:
davosforo economico mundialOxfam

X-M
A %d blogueros les gusta esto: