X-M

Negociaciones que México mantiene con Argentina y Brasil por separado

Negociaciones que México mantiene con Argentina y Brasil por separado

Las negociaciones comerciales que México mantiene con Argentina y Brasil, favorecería la diversificación de sus importaciones agropecuarias, reduciendo su elevada dependencia de los Estados Unidos como proveedor. Además, abriría puertas a mercados que podrian ampliar la demanda por productos mexicanos.

Según el sitio “Food Latam“, los acuerdos comerciales a los cuales pueden llegar estas tres potencias latinoamericanas, apuntan a objetivos ambiciosos y positivos en el largo plazo. México negocia por separado con cada país.

Latinoamérica presenta excedentes en el comercio agropecuaria con todos sus principales socios, destacando el rápido crecimiento de los superávits con China y el resto de Asia, que es el principal destino de las exportaciones agropecuarias de América Latina, de las cuales concentra un 35% en términos de valor. A continuación aparecen Estados Unidos (22%), la Unión Europea (18%) y la propia Latinoamérica (16%).

Actualmente, México realiza el 80% de su comercio con Estados Unidos (lo que lo hace hiper dependiente), potenciado por el TLCAN (NAFTA) que mantiene con EE.UU. y Canadá.

Desde 2000 está vigente un tratado comercial entre México y la Unión Europea (UE), el intercambio con esa región alcanzó los  61.819 millones de dólares en 2016. (CNN Expansión)

El comercio de México con Argentina y Brasil no es muy grande, sumando alrededor de MM USD 10.000.-.

México intenta mejorar el intercambio comercial. La idea para actualizar los acuerdos comerciales, es eliminando barreras y ampliando la gama de productos.

Actualmente se encuentra en un proceso de negociación con la UE, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza, y los mismos Argentina y Brasil. El comercio con estos dos últimos es bajo, porque (además de la incidencia de EE.UU.) han existido controversias comerciales. 

Las negociaciones con Argentina y Brasil se realizan por separado, con respecto a protocolos de actualización de los Acuerdos de Complementación Económica (ACE 6 y ACE 53, respectivamente).

México busca cambiar proveedores, por ejemplo, en la importación de algunos productos de EE.UU., como maíz, soya y trigo, por productos originarios de Argentina y Brasil. Por otro lado, necesita aumentar las exportaciones de productos químicos, aseo personal y electrónicos, como pantallas de TV y electrodomésticos (CNN Expansión).

Los sectores agropecuario, agroindustrial, pesquero, acuícola y silvícola pueden mucho al desarrollo regional, no sólo como generadores de divisas. También pueden apoyar a la agregación de valor y diversificación la matriz exportadora.

Resulta necesario incrementar los valores agregados, para que impulsen mejores precios en los mercados mundiales. Supone para México un gran desafío y una oportunidad, para que se ubique en una posición de vanguardia en el comercio internacional.

En el rubro agroapecuario

“Para incrementar el valor agregado y el contenido de conocimiento de la canasta de exportaciones regional, también resulta imperativo generar condiciones propicias para procesar en la región aquellos productos que hoy se exportan casi exclusivamente en forma bruta. Otro nicho atractivo, considerando una población mundial que envejece rápidamente, es el de los alimentos funcionales (aquellos que contienen componentes que ejercen efectos beneficiosos para la salud, más allá de la nutrición)”.  (Food Latam)

Es preciso que las políticas comerciales, científicas, tecnológicas, económicas y educacionales se coordinen para sintonizar con objetivos superiores (de bloque), estratégicos y de largo plazo, para consolidar un avance regional (mayoritariamente conjunto) que permita la llegada a los mejores mercados globales.

Se proyecta que la población mundial, actualmente de alrededor de 7.300 millones de habitantes, llegue a 9.500 millones de habitantes en 2050. Prácticamente la totalidad de este incremento tendrá lugar en los países en desarrollo, en especial de África (que hoy es el destino de solo el 5% de las exportaciones agropecuarias de la región) y Asia. Junto con un elevado dinamismo económico, estos dos continentes atraviesan por acelerados procesos de urbanización y expansión de la clase media. Todo ello abre interesantes espacios para las exportaciones de alimentos de la región. (Food Latam)

Los productos agropecuarios son de gran diversificación exportadora, siendo de alto intercambio y con posibilidades de agregar mayor valor. 

Viisión panorámica

Lo que México está tratando de hacer, junto con buscar otros clientes (para reducir la exagerada dependencia de los EE.UU.), es aunar esfuerzos con vistas al largo plazo, sabiendo que habrán muchas oportunidades que aprovechar, especialmente en el campo agropecuario. 

Esa búsqueda la realiza sobre la base de conectarse con otros países de la región, que estén en la misma dinámica de evolución (la Alianza del Pacífico, es un tímido reflejo de ese espíritu). Sin embargo, también es sabido que para lograr esta evolución, primero es necesario incurrir en una serie de políticas, gasto público e inversiones que aseguren la generación de valor agregado de sus productos, para hacerlos más atractivos y con mayor valoración por el mercado global.

Al mismo tiempo, la conexión comercial y económca con otros países de América Latina, pasa por un cambio de mentalidad, bajando las barreras que dificultan la evolución hacia ese futuro regional conjunto, que facilite los intercambios intrarregionales y mejore la capacidades para llegar a otros mercados en el resto el mundo.

El Editor.



A %d blogueros les gusta esto: