X-M

En búsqueda de las 3B

En búsqueda de las 3B

Escucha la voz de las 3B

Sé que la tentación es enorme. Sobre todo, porque muchas veces encuentras cosas que no están en nuestros queridos centros comerciales locales

Francisca F. Vargas Consultora de comercio exterior y marketing. Publicista y Administradora en comercio exterior. fran@x-m.cl

Sensaciones tentadoras

Que todos los productos estén a un click y a nuestra disposición, gracias a la conectividad de la tecnología que estamos viviendo, es placentero. Que además, esto nos evite ir a los centros comerciales y ahorrar dinero: es maravilloso. Pero hay casos en que si no lo haces de una forma correcta, puede pasar de la maravilla a la pesadilla.

La tentación es grande. Una puede ser hipnotizada por las redes sociales. Constantemente podemos acceder a casi todo lo que deseamos con un click y, claro, varios días de espera. Si sumamos que se pueda pagar en el número de cuotas que nos de la gana, es mucho más sabroso.

¿Cómo buscar las 3B?

Claro: Bueno, Bonito y Barato.

Las 3B dominan las tentaciones

El tema de fondo es qué sucede cuando lo que compramos no corresponde a lo que pedimos. Por ejemplo, no era la talla que solicitada, o bien, el temor más grande: el producto se perdió en el camino… ¿A quien reclamamos? ¿Nos devolverán el dinero por la compra?

No estoy en contra de las compras online. Al contrario, he utilizado muchas plataformas, pero siempre he tenido diversos resguardos para que mi compra deseada no pase a ser odiada. He aprendido a fijarme en lo siguiente:

1-. Compro directamente al portal del proveedor, así puedo hacer uso de sus políticas de compra y en caso de cualquier error o confusión tengo un respaldo de esta. Evito los intermediarios, saben a lo que me refiero.

2-. Hago primero una compra “de prueba” con un producto de bajo valor y cuál standard. ¿A qué me refiero con esto? Pruebo la fecha de entrega y la calidad del producto, generalmente con artículos de decoración o maquillaje, en mi caso.

3-. Nunca compre artículos frágiles de marcas que no tengan un servicio técnico en el país del cliente.

4-. En el caso de las prendas de vestir (este es un tema especial), personalmente sería torturar mi autoestima comprar ropa por estas páginas, adivinando la talla que calce con la mía. Además, pocas veces se corresponde la calidad de la tela. Hay mucha gente que prefiere probarse la ropa antes de comprar, porque su antropometría (dimensiones del cuerpo humano) lo exige.

Consumidor inteligente

Sé que la tentación es enorme. Sobre todo, porque muchas veces encuentras cosas que no están en nuestros queridos centros comerciales locales. Por lo mismo es preferible considerar estos 4 puntos, en caso que quieras realizar una compra online para una fecha específica, porque para navidad ya no alcanzamos.

¡Nos vemos en la próxima!

Fran



X-M
A %d blogueros les gusta esto: