Todo el Amor del Mundo

Todo el Amor del Mundo

Así estaremos, cada vez más, haciendo un pequeño cambio en nuestro entorno y mundo

La mayoría de las mujeres que trabajan en el área de servicios, normalmente terminan siendo ejecutivas, pero no en puntos estratégicos, como jefaturas

Directora de ComexMujer.cl. Consultora de comercio exterior y marketing. Publicista y Administradora en comercio exterior. Directora de Desarrollo de Negocios de UltraNet Agencia de comercio exterior. Editora de marketing internacional de X-M Magazine. fran@x-m.cl

La pasión no disminuye

Cuando decidí estudiar comercio exterior, lo hice sin saber absolutamente nada de la carrera.

Pensé que, por su nombre, “comercio exterior” podría complementar mis estudios anteriores de “publicidad”.

Cuando entré a estudiar, no me decepcionó.  Es más, me convencí de que sería un gran complemento y además único.

Yo estudiaba con todo el amor del mundo hacia la carrera. No era una alumna destacada, ni sobresaliente en las notas, pero si era de las que hacían todos los trabajos y era aplicada en aprender más. Debo admitir que con el Paso de los años mi pasión no ha bajado.

Desilusiones e injusticias

Sin embargo, me encontré con las mismas desilusiones e injusticias que en mi primera profesión… y solo por ser mujer.

En una entrevista, me preguntaron si pretendía tener hijos y, que si quedaba, postergara mi maternidad por 3 años.

Cuando hice mi práctica, me mencionaron que el departamento de importaciones no contrataba a mujeres, por las inasistencias que podía llegar a tener (salí evaluada de esa práctica con nota 7; máxima calificación en Chile). La única opción de ser contratada en esa empresa era postulando al área de compras.

Sudor y lágrimas

Ahora pensando claro, la mayoría de las mujeres que trabajan en el área de servicios, normalmente terminan siendo ejecutivas, pero no en puesos críticos, como jefaturas. No estoy exagerando. sin duda, debe existir una mujer (al menos una) en gerencia de exportaciones o importaciones. Pero me imagino que esa mujer debió luchar por ese puesto con sudor y lágrimas. Sobre todo con los típicos estereotipos de que algún día seremos madres y nuestras prioridades cambiarán.

Lo encuentro personalmente frustrante, ya que tienes que estar constantemente mostrando que eres capaz y que puedes tener un cargo de jefatura o gerencia, afrontando todo lo que implica.

Un salto para liderar

Ni pensar en querer emprender y querer liderar una empresa propia, son tan pocas las emprendedoras que hay actualmente.

Esto lo podemos notar en el nacimiento de distintas fundaciones y organizaciones que buscan que la mujer logre el “empoderamiento” y la impulse para  buscar su independencia y desarrolle su pasión.

A mí me costó, fue difícil la decisión, pero más fuerte fue pensar junto con asumir que no quería estar en el grupo de mujeres que no logran desarrollarse en lo que aman profesionalmente, por tener que pensar en que dirán ó en cómo lo haré.

Cambiando el Mundo

Solo terminaré diciendo que hoy me siento con una gran responsabilidad, queriendo entregar la distintas herramientas que he recibido, así seremos cada vez más,  haciendo un pequeño cambio en nuestro entorno y mundo.

¡Hasta la próxima!

FRAN

Twitter: @FranFerrerv



A %d blogueros les gusta esto: