Breaking News

Tendrás nada y serás feliz… origen

Tendrás nada y serás feliz… origen
Comparte:

¿Tener nada y ser Feliz?

Desde hace décadas que los grandes capitales del planeta vienen con la intención de «canalizar» los recursos económicos (tierra, trabajo y capital) para minimizar costos y maximizar las utilidades en el largo plazo. Para llegar a establecer el aforismo: «Tendrás nada y serás feliz», tuvieron que realizarse múltiples acciones, mediante variados organismos públicos, privados y mixtos. Ha sido la coronación de un extenso proceso que se ha proyectado, ajustado, diseñado y ejecutado con una precisión agitada y acelerada desde 2019 hasta hoy. De dónde viene y hacia dónde va, son preguntas que bien merecen ser respondidas.

La versión corta nos cuenta que se trató de una publicación que el Foro Económico Mundial hizo en su sitio web, en noviembre de 2016; la que fue acompañada de un video por ese entonces, que ha sido borrado.

Actualmente, la publicación original del WEF no está disponible, pero se puede rescatar desde los archivos web de internet. Mientras que el video se puede encontrar casi en todas las redes sociales, con solo buscar «you´ll own nothing and you´ll be happy».

En todo caso, existe la oportunidad de leer el artículo en el sitio de la revista Forbes.com.

Con estas referencias, ya puede dar por contestada la pregunta de modo básico.

El texto del artículo se proyecta al futuro, pensado cómo será la vida de una persona en el 2030. Recordemos, que fue publicado en 2016. Una traducción del artículo:

x-m_20210817-wefhappy-06

Un largo camino hacia tener nada

La aceleración de partículas se fue contra todos los agentes económicos del mundo. En realidad, casi todos. Las empresas de la llamada «Big Tech» precisamente conforman la curiosa excepción.

El panorama de la economía internacional hasta enero de 2020 era resumido en la «Guerra Comercial» que existía entre USA y la China comunista por los ajustes tarifarios de aranceles que la administración Trump estableció a las importaciones desde la China. Situación que había marcado con mucha fuerza los intercambios comerciales. El presidente Trump estaba cumpliendo con su programa de gobierno «MAKE AMERICA GREAT AGAIN». La fórmula estaba haciendo muy buenos efectos para la economía de USA y su gente. Incluso, aprovechando el liderazgo energético mundial que la «unión americana» estaba alcanzando, al ser libre de dependencia energética.

Sin embargo, la China comunista estaba siendo muy golpeado con la negociación del tratado de comercio que se estaba conversando. Un dato curioso radica en el momento cuando se completa la primera etapa del Acuerdo, el 15 de enero de 2020; ese mismo día llega a USA el primer chino proveniente desde Wuhan, que fue detectado con el famoso SarsCov-2 en suelo de USA. Una trágica coincidencia.

Un primer alcance sobre el Foro Económico Mundial (WEF; World Economic Forum; Foro de Davos), que dejó un Manifiesto de Davos, que se celebró entre el 21 al 24 de enero del 2020. Dicho manifiesto dictó:

  • El propósito de las empresas es colaborar con todos los grupos de interés relacionados con su funcionamiento. Se hace explícito que las empresas no funcionan únicamente para los accionistas, sino que abarcan a comunidades locales, sociedad en general, empleados, proveedores y clientes.
  • Una empresa es más que una unidad económica que genera riqueza. Una empresa es una organización que atiende a las aspiraciones humanas del sistema social en su conjunto. Los salarios de los ejecutivos deben reflejar la responsabilidad ante las partes interesadas.
  • Una empresa, especialmente multinacional o transnacional, es en sí misma, un grupo de interés al servicio de un futuro global.

La importancia del Foro de Davos consiste precisamente en que reúne a los empresarios, políticos y burócratas más importantes del mundo. Al finalizar este foro, quedó una sensación amarga sobre la extensión de la guerra comercial ya señalada.

No había mayor preocupación acerca de la denominada pandemia durante esas semanas. Pero luego de una semana de celebrado este Foro, se comenzó a declarar un estado de emergencia internacional, liderado por la misma Organización Mundial de la Salud, dependiente de «mecenas privados» y gobiernos donantes, para mantener un lugar de estudio y gestión de los problemas de salud de la población mundial.

El resto de la historia, bien la conocemos.

Los ministerios de salud de los países comenzaron a sintonizar igual que la OMS. El virus del SarsCov-2 era peligroso y había que aplicar medidas extremas para detener su avance. Los meses comenzaron a transcurrir, mientras muchos tratamientos propuestos por miles de médicos alrededor del mundo, eran simplemente desechados. Las esperanzas del mundo médico-corporativo se colgaron de una futura vacuna.

Y de pronto, por arte de magia, surge al concepto de que el COV!D era una gran oportunidad para hacer todo de nuevo, desde cero. Era una magnífica oportunidad para realizar un «Gran Reinicio» (GREAT RESET). Esta irresistible propuesta fue acuñada en un libro titulado COV!D19 – The Great Reset. Escrito, curiosamente, por el Director Fundador del Foro Económico Mundial, señor Klaus Schwab.

La obra, muy ambiciosa, pretende enseñar la manera en que el mundo debe abrazar los nuevos principios para la nueva normalidad que se originará a partir del virus.

Luego de revisar la obra, resulta impresionante la capacidad de improvisación que el GREAT RESET expresa para aprovechar algo tan desgraciado como una pandemia global. El libro del Profesor Schwab y el mismo sitio web del WEF dan una asombrosa profundidad lista para ejecutar de modo express, para gobiernos, corporaciones, organismos no gubernamentales, asociaciones gremiales, organismos multinacionales, banqueros, etc. De pronto todos los grandes agentes económicos, políticos y sociales comenzaron a alinearse tras este GREAT RESET, con la participación estelar de los gobiernos de los 5 continentes, casi sin oposición.

Mas, si ha habido cierta oposición, revisando los casos de los Presidentes de Bielorusia, Haiti y Tanzania. Por supuesto, los tres con diferentes destinos.

El WEF ya estaba inyectando su material de GREAT RESET a la sociedad global. En realidad, se comenzaba a inyectar de modo forzado la denominada «Cuarta Revolución Industrial«, curiosamente propuesta por el WEF y, por supuesto, por su director.

El Contexto

La crisis de Cov!d-19, y las perturbaciones políticas, económicas y sociales que ha causado, está cambiando fundamentalmente el contexto tradicional para la toma de decisiones. Las inconsistencias, deficiencias y contradicciones de múltiples sistemas, desde la salud y las finanzas hasta la energía y la educación, están más expuestas que nunca en un contexto global de preocupación por las vidas, los medios de vida y el planeta. Los líderes se encuentran en una encrucijada histórica, manejando presiones a corto plazo contra incertidumbres a mediano y largo plazo.

La Oportunidad

A medida que ingresamos a una ventana de oportunidad única para dar forma a la recuperación, esta iniciativa ofrecerá información para ayudar a informar a todos aquellos que determinan el estado futuro de las relaciones globales, la dirección de las economías nacionales, las prioridades de las sociedades, la naturaleza de los modelos de negocios y la gestión. de un bien común global. Basándose en la visión y la vasta experiencia de los líderes involucrados en las comunidades del Foro, la iniciativa Great Reset tiene un conjunto de dimensiones para construir un nuevo contrato social que honre la dignidad de cada ser humano.

Origen y Sentido

Fue a fines de mayo de 2020 cuando el Director del WEF dio a conocer la publicación de su obra maestra: «COV!D19 THE GREAT RESET». Este hecho marca un antes y un después, acerca de la verdadera interpretación del doloroso fenómeno que hasta hoy azota a la sociedad global.

Dicha obra recoge los esfuerzos que los miembros y organismos asociados al WEF han ido desarrollando por décadas. Como veremos, consiste en un proyecto multidisciplinario que pretende coronarse con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 de la ONU.

Una primera lectura acerca de esta agenda 2030 supone un acto solidario de gran volumen, tal vez el acto más «fraterno» de la historia conocida. Que incluso se conecta muy bien con la encíclica del papa Francis I, titulada: «Fratelli Tutti«, de 2020.

Pero la participación del Vaticano no solo se remite a esta última obra. Francis es muy conocido por sus prolíficas acciones y declaraciones que se salen del marco eclesiástico y se alinean con una agenda de corte progresista. Claro, como la misma agenda 2030. El papa ha generado tantos anticuerpos dentro de la misma iglesia que preside, que su principal detractor, Monseñor Carlo María Viganó lo ha acusado de poner a la iglesia católica al servicio de la oligarquía y la masonería, trabajando para la maldad de la iglesia profunda que reside al interior del Vaticano

Un poco de historia acerca de Francis I, recordando la forma en que fue puesto a cargo del Vaticano, tras el retiro  forzado del ahora papa emérito Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), quien actualmente vive en el exilio, en el sur de Alemania, su país natal.

Francis I fue ratificado tras varias votaciones de cardenales en Roma. El humo blanco dio el aviso de que por primera vez en la historia, un papa de la orden de la Compañía de Jesús asumiría el papado. Hecho posible gracias a la presión internacional de numerosos operadores políticos y económicos.

El nuevo papa, ya operativo en su Estado Vaticano,comenzó a ordenar las piezas para reconfigurar el funcionamiento de la iglesia católica, como así también la interconexión con iglesias de otros credos y organismos supranacionales.

En marzo de 2015 es publicada su segunda encíclica: «Laudato Si», en la cual advierte sobre la importancia de «la Hermana Tierra», la necesidad de protegerla y desplegar todos los esfuerzos necesarios para un funcionamiento sostenible de la economía y la sociedad, en función de los recursos que el paneta puede proveer sin arriesgar el equilibrio ecológico de la naturaleza y con el mejoramiento de la espiritualidad. El impacto no se hizo esperar y en muy poco tiempo este documento sirvió como inspiración para «el diseño» del modelo de los objetivos de desarrollo sostenible que lanzó la ONU solo 6 meses después, conocido como agenda 2030.

El camino «de tener nada y ser feliz» es muy extenso y de larga data. Seguiremos conociendo los antecedentes que ayuden a comprender la magnitud de las decisiones corporativas que se fueron tomando. Continuaremos en la segunda parte.

Print Friendly, PDF & Email


Related Articles

El sistema de Crédito Social (¿chino?)

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

China contamina más que todos los países desarrollados

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

Tiananmen y la memoria humana por el derecho a la vida

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: