Breaking News

China contamina más que todos los países desarrollados

China contamina más que todos los países desarrollados
Comparte:

China contamina como el mayor productor y consumidor de carbón del mundo

Según datos de la ONG Global Energy Monitor, con sede en San Francisco, en enero de 2021 había 1082 centrales eléctricas de carbón en funcionamiento en China. Adicionalmente está construyendo 92 centrales y 135 están en proceso de diseño.

Las emisiones de China superaron las emisiones de los países desarrollados

China emitió más gases de efecto invernadero (GEI) que Estados Unidos y todos los demás países desarrollados juntos en 2019, según un informe publicado el 6 de mayo por la empresa de investigación Rhodium Group, con sede en Nueva York.

En base a los cálculos preliminares recién actualizados para el año 2019, las emisiones globales, incluyendo las emisiones de los seis gases de Kyoto, inclusive de uso de la tierra y los bosques y bunkers internacionales alcanzaron 52 gigatoneladas de CO2 equivalente en 2019, un incremento del 11,4% en la última década. China contamina por sí sola más del 27% de las emisiones globales totales. Figura 1.

China contamina como casa grande

En 2019, las emisiones de GEI de China superaron el umbral de 14 gigatoneladas por primera vez, alcanzando 14.093 millones de toneladas métricas de CO 2 equivalente (MMt CO 2 e) (Figura 2). Esto representa más del triple de los niveles de 1990 y un aumento del 25% durante la última década. Como resultado, la participación de China en el total de emisiones globales de 2019 de 52 gigatoneladas aumentó al 27%.

En 2019, lo que China contamina no solo eclipsó a EE.UU., el segundo mayor emisor del mundo, con 11% del total mundial, sino que también, por primera vez, superó las emisiones de todos los países desarrollados combinados (Figura 2). Cuando se suman, las emisiones de GEI de todos los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), así como de los 27 estados miembros de la UE, alcanzaron 14.057 MMt CO 2e en 2019; aproximadamente 36 MMt CO 2e menos que el total de China.

Emisiones per cápita de China

Pero China es un país grande, alberga a más de 1.400 millones de personas. Hasta la fecha, el tamaño de China hace que los niveles a los que  contamina per cápita por gases, se hayan mantenido considerablemente más bajos que las del mundo desarrollado. En 2019, las emisiones per cápita de China alcanzaron las 10,1 toneladas, casi triplicándose en las últimas dos décadas (Figura 3). Esto se encuentra justo por debajo de los niveles promedio en todo el bloque de la OCDE (10.5 toneladas/cápita) en 2019, pero aún significativamente más bajo que los EE. UU., que tiene las emisiones per cápita más altas del mundo con 17.6 toneladas/cápita. Si bien los datos globales finales para 2020 aún no están disponibles, esperamos que las emisiones per cápita de China superen el promedio de la OCDE en 2020, ya que las emisiones netas de GEI de China crecieron alrededor del 1,7%; mientras que las emisiones de casi todas las demás naciones disminuyeron drásticamente a raíz del evento sarscov-2.

Evolución de las emisiones

Si bien China contamina más que todos los países desarrollados combinados en términos de emisiones anuales y estuvo muy cerca de igualar las emisiones per cápita en 2019, la historia de China como un emisor importante es relativamente corta, en comparación con los países desarrollados, muchos de los cuales tenían más de un siglo de ventaja. Una gran parte del CO2 emitido a la atmósfera cada año permanece durante cientos de años. Como resultado, el calentamiento global actual es el resultado de emisiones tanto del pasado reciente como más lejano. Desde 1750, los miembros del bloque de la OCDE han emitido cuatro veces más CO2 sobre una base acumulativa que China (Figura 4). Esto exagera el papel relativo de las emisiones de la OCDE en el aumento de más de 1 grado Celsius en las temperaturas globales que se ha producido desde antes de la revolución industrial porque una gran parte de las emisiones anuales de CO 2 se absorbe en el ciclo del carbono de la Tierra en las décadas posteriores a la liberación. Pero China todavía tiene un camino por recorrer antes de superar a la OCDE en términos de contribución acumulativa.

"Iniciativa Belt and Road"

Mientras tanto, China ha estado financiando proyectos con combustibles fósiles en los países que se han adherido a la “Iniciativa del cinturón y la carretera” (BRI, por sus siglas en inglés, Belt and Road Initiative) de China. Según el Council of Foreign Relations (CFR, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, China colaboró con 240 plantas de carbón en estos países en 2016. “Las inversiones en combustibles fósiles de la BRI dificultarán la lucha contra el cambio climático”, concluyó el CFR. El BRI es una iniciativa de inversión que China puso en marcha en 2013 para construir rutas comerciales que conecten a China con otras partes del mundo. La amenaza es que proyecte lo que contamina.

Estimaciones preliminares para el 2020

x-m_20210507-china-pollution-07

Dado que la mayor parte del mundo experimentó una contracción económica en 2020 como resultado del evento sarscov-2; la recuperación impulsada por la industria de China mantuvo a la nación en territorio positivo y, en última instancia, hizo crecer su economía en un 2,1% en 2020. Como resultado, China también es la única gran economía que experimentó un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) el año pasado. Sobre la base de datos energéticos y económicos preliminares, estimamos que las emisiones de gases de efecto invernadero que contamina China aumentaron un 1,7% en 2020. Si bien esto está muy por debajo del crecimiento de emisiones del 3,3% que China promedió durante la última década, es una señal preocupante de que el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo centrarse en una recuperación industrial alimentada con combustibles fósiles está en desacuerdo con su objetivo a largo plazo de alcanzar emisiones netas cero para 2060.

Objetivos de China hacia el 2030

Los objetivos actuales de China para 2030 consisten en aumentar la participación no fósil del consumo de energía al 25% y reducir la intensidad de carbono del PIB en 65% por debajo del nivel de 2005. Aún está muy por debajo de lo que se requerirá para encaminarse hacia esos objetivos. Los ojos están puestos en China, desde el momento que reveló su plan quinquenal, que detalla sus objetivos energéticos y climáticos para 2025. Si 2020 es un indicio, será necesaria una desviación significativa del actual camino, para que China se aleje de su actual modelo de crecimiento sobre los combustibles fósiles. Queda mucho para el 2030 y más aún para el 2050; pero pueden acontecer muchas sorpresas en el transcurso del tiempo.

Print Friendly, PDF & Email


Related Articles

G7: Impuesto Global Corporativo de 15%

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

Tiananmen y la memoria humana por el derecho a la vida

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

El sistema de Crédito Social (¿chino?)

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: