Breaking News

Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS

Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS
Comparte:

Equivale a nada menos que privar de sus derechos a la gente

El Reglamento Sanitario Internacional es un instrumento legalmente vinculante que cubre medidas para prevenir la propagación internacional de enfermedades infecciosas

En 1951, los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptaron el primer Reglamento Sanitario Internacional. En la 58ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada el 23 de mayo de 2005, se adoptó el actual Reglamento Sanitario Internacional (RSI (2005)) que entró en vigor el 15 de junio de 2007.

El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) (2005) es un instrumento jurídico de carácter vinculante para todos los Estados Miembros de la OMS.

Tiene por finalidad ayudar a la comunidad internacional a prevenir la propagación internacional de enfermedades, proteger contra esa propagación, controlarla y darle una respuesta de salud pública proporcionada y restringida a los riesgos para la salud pública, evitando al mismo tiempo, las interferencias necesarias con el tráfico y el comercio internacionales.

El Reglamento vigente ha supuesto un cambio de paradigma al plantear que el control de las emergencias y los riesgos para la salud pública deben realizarse en su origen, a diferencia del planteamiento previo que se centraba en el control en fronteras.

De acuerdo al sitio del ministerio sanitario del gobierno español.

Instrumento para la Seguridad...

Los principales elementos diferenciadores con respecto al anterior Reglamento (1969) incluyen:

Un mayor alcance al considerar no sólo a tres enfermedades como objeto de control sino toda situación o suceso que potencialmente entrañe un riesgo para la salud pública, ya sea de naturaleza biológica, radionuclear, o química.

La obligación de cada Estado de crear, reforzar y mantener las capacidades básicas de salud pública en materia de detección , preparación y respuesta, ante aquellas situaciones o sucesos que puedan suponer un riesgo para la salud pública.

La obligación de notificar a la OMS todos los sucesos y situaciones que puedan constituir una emergencia de salud pública de importancia internacional, tal y como se define en el Reglamento y a través de un Centro Nacional de Enlace designado en cada país.

Es un documento que se estructura en 10 Títulos, 9 Anexos y 2 Apéndices y cuyo texto completo en español.

Aquí presentamos el pdf del citado Reglamento:

Las enmiendas al reglamento

Mayo de 2022 fue un mes muy estratégico, debido a la celebración de tres eventos trascendentales para el curso de las políticas y las economías del planeta. Fue celebrado el Foro de Davos 2022; la Reunión anual del Grupo Bilderberg y la particular cita que se dieron los encargados de la salud de decenas de países, para tomar decisiones importantes, respecto a la Organización Mundial de la Salud y a sus políticas.

Sin embargo, esta historia, comenzó antes, a fines de noviembre de 2021.

Una nota de prensa, de la misma OMS, indicó que una decisión de consenso destinada a proteger al mundo de futuras crisis de enfermedades infecciosas, la Asamblea Mundial de la Salud acordó, el 1 de diciembre de 2021;  iniciar un proceso global para redactar y negociar una convención, acuerdo u otro instrumento internacional bajo la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, para fortalecer la prevención, preparación y respuestas de pandemias.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus (Doctor en filosofía, etíope), Director General de la OMS, quien  ha sido confirmado en ese cargo por 4 años más; dijo que la decisión de la Asamblea Mundial de la Salud era histórica por naturaleza, vital en su misión y representaba una oportunidad única en una generación para fortalecer la arquitectura mundial de la salud para proteger y promover la salud. bienestar de todas las personas.

“La pandemia de COVID-19 ha arrojado luz sobre las muchas fallas en el sistema global para proteger a las personas de las pandemias: las personas más vulnerables sin vacunas; trabajadores de la salud sin el equipo necesario para realizar su trabajo de salvar vidas; y enfoques de ‘yo primero’ que obstaculizan la solidaridad global necesaria para hacer frente a una amenaza global”, dijo Tedros.

“Pero al mismo tiempo, hemos visto demostraciones inspiradoras de colaboración científica y política, desde el rápido desarrollo de vacunas hasta el compromiso actual de los países de negociar un acuerdo global que ayudará a mantener a las generaciones futuras más seguras de los impactos de las pandemias”.

El artículo 19 de la Constitución de la OMS otorga a la Asamblea Mundial de la Salud la autoridad para adoptar convenciones o acuerdos sobre cualquier asunto dentro de la competencia de la OMS. El único instrumento establecido en virtud del artículo 19 hasta la fecha es el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que ha hecho una contribución significativa y rápida a la protección de las personas contra el tabaco desde su entrada en vigor en 2005.

Según la decisión adoptada en diciembre de 2021; el INB celebraría su primera reunión el 1 de marzo de 2022 (para acordar formas de trabajo y plazos) y la segunda el 1 de agosto de 2022 (para discutir el progreso de un borrador de trabajo). También realizará audiencias públicas para informar sus deliberaciones; entregar un informe de progreso a la 76.ª Asamblea Mundial de la Salud en 2023; y presentar su resultado para su consideración por la 77.ª Asamblea Mundial de la Salud en 2024.

A través de la decisión, la Asamblea Mundial de la Salud también solicitó al Director General de la OMS que convoque las reuniones del INB y apoye su trabajo, incluso facilitando la participación de otros órganos del sistema de las Naciones Unidas, actores no estatales y otras partes interesadas relevantes en el proceso para la medida que decida el INB.

Enmiendas al Reglamento - MADE IN USA -

Sobre la base de una propuesta de la administración del presidente Joe Biden, desde enero de 2022;USA está impulsando enmiendas a las regulaciones que rigen la Organización Mundial de la Salud (OMS) para otorgar al Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus, una autoridad unilateral para declarar una emergencia de salud pública en cualquier nación en función de la evidencia que elija.

Entre las enmiendas propuestas por USA, hay una que elimina el requisito existente en la sección 9 de que la OMS “consulte y trate de obtener la verificación” de los funcionarios de una nación en la que se sospeche una crisis sanitaria, antes de hacer cualquier declaración pública. La misma enmienda establece que “la OMS puede tener en cuenta los informes de fuentes distintas a las notificaciones o consultas” de la nación con el problema que se sospecha.

Una propuesta de modificación de la Sección 5 ordenaría a la OMS establecer “criterios de alerta temprana para evaluar y actualizar progresivamente el riesgo nacional, regional o mundial que supone un evento de causas o fuentes desconocidas».

Una enmienda propuesta a la Sección 10 requiere que la OMS, en caso de que la nación con el problema sospechoso no coopere en 48 horas, deberá “cuando lo justifique la magnitud del riesgo para la salud pública, compartir inmediatamente con otras [naciones] la información de que disponga”.

En ninguna parte de las enmiendas o de los documentos que las acompañan se explica cómo o por qué los funcionarios de salud pública de USA creen que el problema de la equidad en la atención médica se abordaría, dando a Tedros la autoridad para declarar una emergencia de salud pública, sobre la base de información proporcionada por una fuente distinta de la nación afectada.

Una búsqueda en el sitio web de la Oficina de Prensa de la Casa Blanca solo encontró una referencia a las enmiendas de la OMS. Esa referencia estaba en una hoja informativa del 2 de febrero emitida por la Casa Blanca en la que se decía que Estados Unidos “continuará avanzando en la seguridad sanitaria y en la preparación para las pandemias en el extranjero, incluso mediante el fortalecimiento de la OMS, trabajando con sus socios para lograr enmiendas específicas al RSI…”.

La citada enmienda en la sección 5 del reglamento de la OMS, también parece ser paralela a la referencia de la Administración Biden en una hoja informativa sobre su propuesta de presupuesto federal para 2023 que se publicó en abril de 2022.

Esa referencia compromete a la Administración Biden a apoyar “las innovaciones de detección de amenazas globales a través de una red globalmente conectada de sistemas de vigilancia de la salud pública que optimiza la prevención de enfermedades y la promoción de la salud a medida que fortalecemos las iniciativas de vigilancia para proporcionar los datos necesarios para actuar antes, durante y después de una pandemia.

“El presupuesto incluye 2470 millones de dólares de financiación obligatoria para que los CDC incluyan mejoras en los programas nacionales de vigilancia centinela, la ampliación de la vigilancia de las aguas residuales a nivel nacional y mundial, e inversiones en enfoques de vigilancia genómica mundial, así como en plataformas de vigilancia de enfermedades respiratorias a nivel mundial”.

Las plataformas de vigilancia de las enfermedades respiratorias incluyen cámaras de video y grabadoras que alertan a las autoridades cuando se ve a miembros del público tosiendo o actuando de otra manera que podría indicar la presencia de una enfermedad infecciosa o ayudar a propagar una ya presente en una población. Estos equipos se utilizan ampliamente en China.

Las enmiendas de Biden a la OMS son el último paso en los esfuerzos del actual presidente por reintegrar a Estados Unidos en la OMS, después de que su predecesor en el Despacho Oval, Donald Trump, recortara la financiación de Estados Unidos a la organización sanitaria internacional y luego notificara su retirada.

Uno de los primeros actos de Biden como presidente fue retirar el aviso de retirada de Trump y restablecer la financiación estadounidense, que supone la mitad del presupuesto de la OMS. El descontento de Trump con la OMS surgió de lo que consideró una condescendencia excesiva de la organización sanitaria internacional hacia China en relación con el origen del virus del PCCh que también se conoce como nuevo coronavirus, o COVID-19.

¿Por qué NO?

“Las enmiendas darían a la OMS el derecho a tomar medidas importantes para colaborar con otras naciones y otras organizaciones de todo el mundo para hacer frente a la supuesta crisis sanitaria de cualquier nación, incluso en contra de sus deseos declarados”, dijo Breggin, en un artículo del 4 de mayo bajo un titular compartido con su esposa, Ginger Ross Breggin.

“El poder de declarar emergencias sanitarias es una herramienta potencial para avergonzar, intimidar y dominar a las naciones. Puede utilizarse para justificar el ostracismo y las acciones económicas o financieras contra la nación en cuestión por parte de otras naciones alineadas con la OMS o que desean dañar y controlar a la nación acusada”, escribió Breggin.

Peter Breggin es un psiquiatra formado en Harvard, exfuncionario del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y exconsultor del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH). Ginger Ross Breggin es periodista, autora y defensora de la reforma médica.

Ecos mundiales

La representante alemana Christine Anderson, miembro del Parlamento Europeo (MEP), pronunció un discurso contra el tratado pandémico recientemente propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtiendo que “la abolición de la democracia por parte de las élites mundiales continúa.

“El 3 de marzo, se autorizó a la Comisión de la UE para renegociar el tratado con la Organización Mundial de la Salud, en nombre de los estados miembros. Con el pretexto de mejorar la respuesta mundial ante una pandemia, el plan es permitir que la OMS asuma los poderes ejecutivos de gobierno de los estados miembros en [el] caso de una pandemia”, explicó Anderson. “Otorgar poderes gubernamentales a [un] organismo no electo es exactamente lo contrario del recurso democrático y elimina cualquier posibilidad de que la gente pida cuentas a los funcionarios”.

“Esto equivale a nada menos que privar de sus derechos a la gente. Les imploro que hagan lo que fueron elegidos para hacer”, exhortó a sus colegas. “Mira esto y protege los derechos de las personas”.

Otra profesional de la medicina ha levantado alertas: “No soy alarmista, solo quiero explicar con ciencia, las mentiras, la corrupción, la propaganda y sobre el daño de las vacunas. Porque soy experta en salud pública y ciencia”. Astrid Stückelberger tiene 30 años de experiencia como investigadora. En los años 2009-13 estuvo afiliada a la OMS, con especialidad en pandemias. Ha lanzado 180 publicaciones y 12 libros.

En una entrevista con un medio noruego, Stückelberger dijo que está más preocupada porque las inyecciones no son vacunas, “sino un experimento sintético biotecnológico”.

Debido a que contiene modificaciones genéticas, como OGM, las personas deberían haber sido informadas sobre el contenido de la vacuna. “Lo peligroso de la vacuna es que desencadena la infección. No creo que sea la proteína espiga el problema, sino que la vacuna contiene grafeno. Es mortal, y ahora tenemos estadísticas. Sabemos».

Pero la Dra. Stückelberger ha escalado su alerta, enviando una serie de objeciones a la forma y fondo sobre las enmiendas pretendidas por la clase política internacional.

Presentación escrita de Dra. Astrid Stückelberger Doctorado Red Internacional de Ginebra sobre el Envejecimiento:

El Reglamento Sanitario Internacional (IRH 2005), adoptado por unanimidad por 196 países el 28ª Asamblea de la OMS en mayo de 2005, que entró en vigor el 15 de junio de 2007, es un acuerdo jurídicamente vinculante instrumento internacional. El RSI 2005 está marcado por un fuerte componente de derechos humanos basado en
instrumentos internacionales existentes de las Naciones Unidas (es decir, ACNUDH, ECOSOC, derecho a la salud) y compromiso con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las Naciones Unidas Universal Carta. El propósito del RSI es “prevenir, proteger, controlar y brindar un servicio de salud pública”.

La Dra. Stückelberger elevó su inquietud ante la pretendida «Respuesta a la propagación internacional de enfermedades en formas que sean proporcionales y restringidas a los riesgos para la salud pública, y que eviten interferencias innecesarias con las normas internacionales, el tráfico y el comercio”.

Por lo tanto, los elementos sustantivos recomendados que se enumeran a continuación solo pueden complementar el RSI:

Fortalecer los artículos del RSI establecidos para el respeto de los derechos humanos (es decir, artículos 31, 43, 45) y ciudadanos libertad de movimiento y viaje (es decir, artículos 18 a 23) con medidas contra la violación de esos derechos cuando sea innecesario

Reforzar el deber jurídico ético de la ciencia y la investigación en consonancia con la Ley de Oviedo Convención (1997), El Informe Belmont (1979) y la Declaración de Helsinki (1964), el Código de Nuremberg (1947) para proteger a los participantes vulnerables de la investigación de daños, desigualdad, consentimiento desinformado y proteger el derecho a rechazar un experimento

Agregar una limitación legal al uso de tecnología y sistemas de Inteligencia Artificial para emergencias gestión y seguimiento a nivel global y local. La validación de cualquier tecnología centrada en el ser humano, no se puede estandarizar con la medicina personalizada ni con el contexto cultural.

WHO Treaty Statement - Astrid Stuckelberger

Reflexiones finales

Ante los argumentos expuestos por diversos profesionales y hasta la misma clase política en Europa, no cabe menos que examinar el tenor de lo que se está discutiendo a puertas cerradas en el seno de la misma OMS, en Suiza.

Adoptar todas las enmiendas propuestas por USA y recibidas por el Organismo Mundial, significa establecer un nuevo poder global, al servicio de aquellos que comandan la gestión de las políticas sanitarias estandarizadas sobre las naciones.

Es muy peligroso entregar un cheque en blanco al Dr. Tedros Adhanom, quien es doctor en filosofía (repetimos). La misma OMS es un organismo global, pero que recibe donaciones cuantiosas de unas pocas corporaciones sanitarias y gobiernos. Curiosamente, la OMS es la única entidad dependiente de la ONU que posee una «constitución política». Luego, como se puede configurar, se concede un grado supremo de «Czar» de la sanidad global a Tedros o a quien ocupe el sillón de Director General.

La descomposición social, política, económica, financiera, logística, comercial y un largo etcétera, es demasiado grave, gravísima, como para seguir experimentando con un intento de gobierno global desde lo sanitario. En la historia universal hemos visto, algunas veces, que gente con poderes superiores, son capaces de provocar tragedias de corte histórico, tales como el incendio de Roma, a manos del emperador Nerón o, inclusive, cuando otro emperador romano nombró Cónsul a su caballo.

La concentración de poder político no asegura, en absoluto, la capacidad de gestionar las soluciones de grandes problemas internacionales.

Ciertamente, como botón de muestra, la misma gestión de la emergencia sanitaria global del COV!D 19 no ha sido un gran acierto, sabiendo, tras más de dos años, que el mundo ha estado siendo conducido hacia una depresión mayor que la de 1929; es cosa de conocer los pronósticos de crecimiento, inflación, tasas de interés, empleo, deuda, ahorro y otro largo etcétera. Elementos que ya venía muy mal, antes de la denominada guerra entre Rusia y Ucrania.

La centralización del poder político mundial sugiere un peligro latente que la humanidad no puede aceptar bajo circunstancia alguna. Menos aún, cuando muchos aquellos que proponen estas enmiendas tienen intereses comprometidos con el comercio y las finanzas de productos y servicios a escala mundial sanitaria. En pleno siglo XXI, cuando se suponía que iba a ser el gran siglo de las luces, por el hiper salto tecnológico en favor del planeta, hoy se debate entre la agonizante imperfecta vida democrática y una potente sociedad dictatorial. La humanidad, simplemente no se merece eso.

Print Friendly, PDF & Email

Tags assigned to this article:
Enmiendas Reglamento Sanitario InternacionalWHO

Related Articles

Y después del Cov!d… ¿Qué viene? ¿Robots?

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

Agenda del Neo incendio de Roma

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

Ucrania, Vientos de Paz

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: