Breaking News

La novedad de la Web 3.0

La novedad de la Web 3.0
Comparte:

Web 3 tiene potencial de beneficios para el mundo

La principal ventaja de la Web 3 es que intenta abordar el mayor problema que ha resultado de la Web 2: la recopilación de datos personales por parte de redes privadas que luego se venden a los anunciantes o incluso pueden ser robados por piratas informáticos. Pero tiene gran potencial de amenazas contra la humanidad, si la administración está en manos perversas.

Web 3.0 está en plena etapa de desarrollo, por lo que no existe exactamente una definición que integre una conceptualización precisa de lo que significa.

Sin embargo, en su proceso de consolidación hacia el futuro, las corporaciones están invirtiendo billones de dólares en proyectos de «construcción» de aplicaciones para el nuevo ambiente digital que tendrá como característicos el denominado metaverso; los NFT; las DeFi y otras muchas que se irán conociendo en el transcurso de los próximos años.

Promete ser una gran revolución. Tan influyente como fue la internet en los años 1990´s, porque hablamos de una digitalización ambiciosa de la existencia de cada ser humano, para realizar cualquier actividad, pública o privada. Aunque los desarrolladores anticipan que precisamente la privacidad es uno de los elementos que mejor se han blindado, para facilitar la interacción, conectividad y transparencia en la vida digital.

Web 3.0 ¿qué es exactamente?

Web 3.0 se refiere a la próxima generación de Internet en la que los sitios web y las aplicaciones podrán manejar datos de manera similar a la humana, utilizando tecnologías como la blockchain, Big Data y aprendizaje automático, entre otras.

Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web, la denominó Web Semántica. El objetivo de la Web 3.0 es crear una Internet más autónoma, inteligente y abierta.

Internet 1.0

En 1990, Berners-Lee fue pionera en el desarrollo inicial de Internet con HTML, URL y HTTP como base de la web.

Web 1.0 tenía que ver con páginas web estáticas y no interactivas, un enfoque de arriba hacia abajo hacia la difusión de información. Aquí, el papel de los usuarios era algo limitado. Caracterizado como una experiencia web de solo lectura, fue en este momento cuando la creación de contenido dio sus primeros pasos.

En esta era, las aplicaciones interactivas no existían hasta que la banca en línea se hizo popular y exigió mejoras.

Internet 2.0 (Web 2.0)

Un paso por encima de la Web 1.0, aquí no sólo consumimos contenidos sino que también creamos los nuestros y los publicamos en blogs, foros de Internet y marketplaces. Luego, la aparición de las plataformas de redes sociales envió el intercambio de contenido a nuevas alturas.

La versión actual de Internet o Web 2.0 se caracteriza por las plataformas de redes sociales, lo que permite una proliferación más significativa de contenido generado por los usuarios.

Fue en esta era que Internet se volvió más social. Como estamos viendo hoy, los usuarios de Internet están más conectados que nunca a través de los sitios de redes sociales que conducen a la creación de toneladas de contenido y datos.

Esta proliferación de redes sociales y la ubicuidad de los dispositivos móviles y el acceso a Internet móvil ha estimulado el crecimiento de gigantes como Instagram, YouTube, TikTok y WhatsApp.

Como resultado, un puñado de grandes empresas tecnológicas, a saber, Facebook (ahora Meta), Twitter, Google, Apple, Amazon y Microsoft, controlan la red mundial. Ellos son los que controlan cómo se utilizan nuestros datos y dónde se almacenan. Los algoritmos creados por ellos deciden aún más la información que consumimos.

Si bien estas plataformas registraron un crecimiento fenomenal en sus ingresos, este valor realmente no ha llegado a los usuarios. Sin mencionar que esto ha creado problemas de privacidad, lo que les ha costado a los usuarios su libertad.

Web 3.0

En Web 3.0 la gente compartirá valor. En este ambiente,la economía y la propiedad de los usuarios es abierta, justa y transparente.

Se promociona como un movimiento que devolverá el control de Internet a los usuarios, desde las garras de las corporaciones globales y la Big Tech. En lugar de que nuestros datos residan en estas organizaciones centralizadas, la Web 3.0 almacena los datos de forma segura y los distribuye entre muchos dispositivos, aumentando la necesidad de servidores centralizados y de propiedad efectiva de los propios usuarios.

También reduce los riesgos de fugas masivas de datos al eliminar el punto central de falla, lo que lo hace más resistente al compromiso.

En la Web 3.0 no hace falta un intermediario, un tercero de confianza. En cambio, todos pueden participar en un entorno sin confianza.

Esta Internet de tercera generación es la próxima evolución de la World Wide Web que proporciona una Web Semántica basada en datos que emplea una comprensión de datos basada en máquinas para desarrollar una experiencia web más inteligente y conectada para los usuarios.

A diferencia de la web actual, estática e incapaz de adaptarse a las necesidades individuales de cada persona que la experimenta, la Web 3.0 promete ser más dinámica e interactiva.

Mediante la implementación de inteligencia artificial (IA) y tecnología blockchain , su objetivo es redefinir la experiencia web con cambios estructurales para garantizar la descentralización, la democratización y la transparencia en todos los aspectos de Internet.

Se espera que ayude a superar los problemas de la Web 2.0, tal como lo hizo la Web 2.0 con la Web 1.0. Esta evolución hará que el contenido sea accesible para todos con un enfoque en la privacidad y la seguridad.

En esta próxima fase de la evolución de Internet, la idea es alterar el entorno centralizado actual basándose en conceptos de código abierto, descentralización, transparencia, falta de confianza y ubicuidad.

Actualmente, la Web 3.0 se está construyendo sobre la tecnología blockchain, que es un libro de contabilidad electrónico distribuido que se mantiene sin una autoridad central.

Blockchain utiliza un consenso distribuido para hacer que el sistema sea seguro, por lo que se recompensa a los participantes de la red. Los proyectos de criptomonedas, finanzas descentralizadas (DeFi) y NFT se ejecutan en tecnología blockchain.

Además de que las computadoras puedan comprender la información como los humanos, los contratos inteligentes desempeñarán un papel esencial en esta nueva iteración de Internet: estos contratos autoejecutables almacenados en una cadena de bloques se ejecutan cuando se cumplen las condiciones predeterminadas.

Características de la Web 3.0

Web Semántica: Es básicamente la web de datos enlazados. La Web Semántica es una extensión de la World Wide Web existente que mejora las capacidades de las tecnologías web para generar, compartir y conectar contenido a través de programas de software con metadatos interpretables por máquina de los datos e información publicados.

Inteligencia artificial (AI): proporciona una capa cognitiva para traer «inteligencia» a la web.

Al combinar las capacidades semánticas con la tecnología de procesamiento del lenguaje natural (NLP), las computadoras pueden comprender la información de manera similar a los humanos para proporcionar resultados más rápidos y relevantes, y así volverse más inteligentes para satisfacer mejor las necesidades de los usuarios.

Los algoritmos de aprendizaje automático e inteligencia artificial han avanzado para hacer predicciones y actos valiosos.

Realidad virtual (VR): es un entorno generado por computadora para que los usuarios formulen, publiquen y moneticen contenido digital. En esta proyección de la realidad, los usuarios interactúan entre sí en un entorno tridimensional. Las empresas ya están celebrando reuniones oficiales, juegos, entretenimiento y ferias comerciales en estos espacios de realidad virtual.

Diseño tridimensional (3D): una extensión de la transformación bidimensional, los gráficos 3D se utilizan ampliamente en sitios web y servicios en la Web 3.0. Involucra juegos de computadora, guías de museos, comercio electrónico y contextos geoespaciales.

Personalización: Web 3.0 se trata de brindar a los usuarios una experiencia más personalizada. Por ejemplo, la infraestructura de pago de web3 brinda a sus usuarios más autonomía y libertad para realizar transacciones libremente dentro de un entorno seguro y transparente.

Y en la industria del juego, a los jugadores se les ofrecen nuevas opciones de personalización de personajes.

Conectividad: Es el estado de estar interconectado, y gracias a los metadatos semánticos, la información está más conectada en la Web 3.0. Como resultado, el usuario puede aprovechar todo tipo de datos disponibles que le permitan experimentar un nuevo nivel de conectividad.

Ubicuidad: en Web 3, es esencial que cualquier persona pueda acceder a Internet y sus servicios en cualquier momento desde cualquier parte del mundo, eso también, a través de cualquier cantidad de dispositivos, en lugar de depender solo de computadoras y teléfonos inteligentes. El crecimiento de los dispositivos IoT tiene como objetivo llevar la ubicuidad de la Web 2.0 a nuevos niveles.

Red: esta nueva Internet abierta y sin permisos tiene que ver con el esfuerzo colaborativo. Los usuarios confían en la tecnología para realizar estas tareas en lugar de confiar en otra persona para ejecutar servicios o administrar fondos en proyectos de código abierto.

Como tal, los usuarios pueden interactuar en tiempo real gracias a redes descentralizadas sin controles de una sola entidad.

La criptografía en la Web 3.0

Blockchain, criptomonedas, tokens no fungibles (NFT) y metaverso son componentes cruciales de la Web 3.0 que están impulsando este futuro.

El año pasado, el gigante de las redes sociales Facebook se dio cuenta de que este es el futuro de Internet y cambió el nombre de la empresa a Meta para reflejar su visión a largo plazo de la realidad virtual. Ahora, otros también se están apresurando.

Blockchain en realidad ha allanado el camino para que los participantes de una red mantengan y transfieran valor en un formato nativo digital, convirtiéndose en la fuerza impulsora de esta Internet de próxima generación.

La tecnología proporciona una capa de estado única y permite transacciones entre pares sin intermediarios.

Esta revolución comenzó con Bitcoin y luego fue impulsada por Ethereum al introducir contratos inteligentes que llevaron al surgimiento de DeFi, NFT, DAO y Metaverse .

Tokenización: una de las innovaciones críticas de la Web 3.0 es la digitalización de activos y derechos a través de la tokenización.

Las criptomonedas son tokens fungibles que se pueden intercambiar fácilmente a través de redes. Está impulsando un nuevo modelo de negocios que tiene como objetivo revolucionar el sistema financiero tradicional y bancarizar a los miles de millones de personas sin servicios bancarios en el mundo. Durante la última década, la capitalización del mercado de criptomonedas ha alcanzado los 3 billones de dólares.

DeFi: las finanzas descentralizadas son un cambio de los sistemas financieros tradicionales a las finanzas entre pares. Se está reconstruyendo por completo desde los primeros principios centrándose en la transparencia, la interoperabilidad y la seguridad. Debido a que se mueve rápidamente, DeFi puede brindar soluciones mucho más rápido al usuario.

Las características principales de DeFi incluyen sin permiso, programabilidad, transparencia, inmutabilidad e innovación acelerada.

Algunos proyectos DeFi populares son los protocolos de préstamo: Maker y Aave, DEX: Uniswap y Balancer, plataformas derivadas: dYdX y Synthetix, la plataforma de participación Lido y el mercado de predicciones Augur. Mientras tanto, el sector DeFi ha acumulado más de $ 200 mil millones en los últimos dos años.

Fichas no fungibles: los NFT, por otro lado, son tokens no fungibles, lo que significa que uno no se puede cambiar por otro. Son unidades de datos que representan activos únicos como arte, coleccionables, música, elementos del juego, avatares y más.

Por primera vez, las NFT han hecho que la propiedad digital sea verificable, lo que permite la escasez digital. CryptoPunks y Bored Ape Yacht club (BAYC) son los proyectos Profile Picture NFT (PFP) más exitosos hasta el momento.

Metaverso: en cuanto al metaverso, es un mundo virtual donde los usuarios pueden conectarse, interactuar y transferir sus productos, servicios, pertenencias e incluso ellos mismos a través de múltiples ubicaciones digitales sin problemas.

Actualmente, empresas de todo el mundo están desarrollando tecnología (realidad virtual (VR), realidad aumentada (AR) e interfaces cerebro-computadora (BCI)) que darán forma al futuro del metaverso. Axie Infinity, The Sandbox y Decentraland son algunos de los nombres más conocidos en el sector del metaverso.

DAO: La organización autónoma descentralizada (DAO) es otro componente que está formado por comunidades propiedad de sus miembros sin un liderazgo centralizado. En lugar de utilizar plataformas tecnológicas gratuitas a cambio de datos, los usuarios pueden participar en la gobernanza de los protocolos aquí y decidir su futuro.

Estas organizaciones democratizadas son una excelente manera de colaborar con extraños de Internet y destinar fondos a una causa específica.

Desafíos para la Web 3.0

La de propiedad de datos en Web 3.0 considera menos intermediarios, transparencia, experiencia personalizada y servicios ininterrumpidos. Pero tiene algunas limitaciones.

Adoptar la tecnología blockchain, especialmente las DeFi , puede resultar algo complicado de entender para los principiantes. La experiencia del usuario (User XP) requiere interfaces intuitivas en las plataformas, pero es necesario que los desarrolladores alrededor de las criptomonedas mejoren los tableros de configuración y uso.

También, los navegadores deben permitir el acceso a las aplicaciones en Web 3.0; estableciendo la instalación de billeteras como MetaMask o Phantom.

Además de contenidos educativos y capacitaciones, también se debe establecer un proceso de entrenamiento prolongado para comenzar a operar.

Definitivamente, los sitios levantados en internet 1.0 quedarán obsoletos, lo que significa que los sitios web y las aplicaciones en Web 3.0 se transformen en el nuevo estándar, haciendo que los sitios afronten la necesidad de «migrar» hacia el nuevo ambiente digital.

Con la incorporación de la blockchain, AI y el aprendizaje automático, los dispositivos menos avanzados quedarán absolutamente fuera de operaciones, obligando a los usuarios para adquirir dispositivos con requerimientos de sistema suficientes como para ejecutar las apps exigidas por el nuevo ambiente.

Las transacciones podrían ser más lentas. En lugar de que una autoridad centralizada maneje el procesamiento y la aprobación, el sistema está descentralizado y pasa por toda la red de igual a igual, quedando sujetas a protocolos de validación por parte de la cadena de bloques correspondiente.

Por principio, la cadena de bloques debería reducir los costos, pero sucede lo contrario. La blockchain está resultando muy cara, debido a su naturaleza descentralizada. Pero, considerando los principios de economías de escala, pensando en un volumen superior a 2 mil millones ó tres mil millones de seres humanos sobrevivientes,,se podría alcanzar un nivel de costo razonable, considerando los montos de las transacciones, la temporalidad y la plataforma..

La naturaleza descentralizada de la Web 3.0 generará dificultades para monitorear y regular este internet. Como resultado, podría haber un aumento en los delitos cibernéticos. Sin embargo, como suele suceder con los nuevos desarrollos, especialmente tecnológicos, los reguladores tardan en ponerse al día con toda la innovación. Con las criptomonedas, puede serlo aún más, dado que la industria avanza muy rápido en comparación con los sistemas tradicionales.

Sin embargo, los estados no se están quedando atrás y ya están (ameanzando) con la promulgación de leyes y reglamentos regulatorios del ambiente de criptoactivos, para facilitar la fiscalización y hasta, en un arranque atrevido, controlar y administrar las billeteras de los ciudadanos, gracias a las CBDC (Digital Bank Digital Currency; moneda digital), constituyendo una feroz amenaza a la soberanía individual de las personas.

Las corporaciones y los desarrolladores están trabajando en el ambiente Web 3.0; pero todavía hay lugares del mundo donde la Web 1.0 y la Web 2.0 aún no han llegado. Como si fuera poco, todavía se requieren actualizaciones de hardware a gran escala, tanto para los servidores como para los dispositivos de los usuarios finales.

Reflexiones Finales

Nos dirigimos hacia una nueva era de Internet, en la que las personas tendrán una privacidad mejorada y un control total sobre sus datos, todo ello impulsado por la blockchain, mientras que las corporaciones se vuelven más totalitarias, como en la novela «1984» de Orwell.

La Web 3.0 ampliará la escala y el alcance de las interacciones entre humanos y máquinas, lo que permitirá una ola completamente nueva de modelos comerciales. Así, la propiedad se representa a través de tokens o criptomonedas, lo que otorga a sus usuarios voz en la red. Todo, desde un meme, una obra de arte, un tweet o boletos, prácticamente todo puede tokenizarse en esta nueva internet.

Expandiendo la conexión de datos,  se pretende cambiar la colaboración humana, aumentar la conectividad entre las partes, reducir la dependencia de los intermediarios, resultando en mayor confianza y personalización. Luego, en teoría, las sociedades deberían ser más eficientes y devolver valor directamente a los usuarios y proveedores de la red. Pero nada garantiza que se respete la propiedad.

Existen muchas posibilidades de que la estética y la cosmética digitales sobrepasen a la que históricamente ha desplegado la especie humana en los miles de años de existencia sobre el planeta. En algunos círculos ya se compara el PIB físico con el PIB digital, proyectando el punto de inflexión cuando el digital sobrepase al físico. Y en ese momento futuro, podremos sospechar lo que haya sucedido con la gente de carne y hueso.

Una amenaza concreta la constituye la programación estructural que las corporaciones quieran otorgar al ambiente Web 3,0; donde podemos sospechar de que si los dueños de estas multinacionales quieren algo desde los usuarios, usarán todo su poder para manipular a los estados para cumplir con su voluntad, ahora en el mundo digital. Al menos, en el mundo físico, hay laboratorios y bancos corporativos muy agradecidos con la serie de desgracias que hemos venido afrontando desde 2020 a la fecha.

La Web 3.0 se está moviendo a un ritmo impresionante y su adopción se está acelerando. Así como otras tecnologías tomaron su tiempo para ser incluidas en el diario vivir de las sociedades, esta no será la excepción, aunque la velocidad será brutalmente veloz… y lo veremos dentro de muy poco tiempo.

El riesgo de adoptar una tecnología tan compleja en tan corto tiempo, cuando ni la ciudadanía, ni menos la obsoleta y corrupta clase política tienen idea sobre los alcances de esta revolución, representa la «oportunidad» que las corporaciones puedan aprovechar para profundizar un modelo de negocios que cobre hasta por respirar oxígeno detro de la Web 3.0; en desmedro de la vida física real.

Como es arriba, definitivamente, no es como es abajo.

Print Friendly, PDF & Email


Related Articles

Inversiones en Finanzas Descentralizadas DeFi

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

Comenzar una actividad en Criptoeconomía

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email

El hundimiento de Terra (Luna)

Comparte:

Comparte:

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: